Bizcocho Casero


Historia Del Bizcocho

Un poco de historia...

El bizcocho es una preparación con mucha tradición a lo largo de la historia, ha sido parte de nuestra alimentación desde hace muchísimos siglos. Para que nos hagamos una idea, se han encontrado referencias al bizcocho en las representaciones de la tumba de Ramsés III en el Valle de los Reyes, construcciones de varios siglos antes de Cristo. Estas pinturas se encuentran en uno de los corredores de esta tumba, donde existe una celda decorada con referencias a la preparación de alimentos.

La palabra bizcocho proviene del latín, al igual que muchísimas otras del mundo de la gastronomía, concretamente del término "bis coctus", que significa "cocido dos veces". Lo podemos definir como cualquier masa dulce horneada hecha a partir de los siguientes ingredientes principales: huevos, azúcar y harina.



La masas para un bizcocho es una preparación que al mezclar sus ingredientes básicos dicha masa coge aire, algo fundamental para la esponjosidad del bizcocho. Dependiendo de los ingredientes utilizados y las proporciones empleadas los bizcochos son más o menos esponjosos y suaves, por lo que se pueden obtener resultados muy variados.

Los primeros bizcochos de hace siglos no eran para nada parecidos a los actuales. En sus inicios los bizcochos mas sencillo se elaboraban con estos tres ingredientes en la misma medida, se les echaba una levadura muy añeja y trabajaban mucho la masa. Para dar sabor se le solía añadir frutos secos o ralladuras de piel de cítrico (limón, naranja...), también se endulzaban con miel.

Estos bizcochos se cocían dos veces en el horno para secarlos y conseguir que se conservaran en buen estado durante mucho más tiempo. Por este motivo se convirtió en un alimento ideal para soldados y navegantes que pasaban mucho tiempo fuera de casa. Sin embargo, debido a esta doble cocción, a veces estos bizcochos resultaban bastante secos y se solían remojar con vino o algún líquido similar.

Un poco más adelante, ya durante la llamada Edad Media, los panaderos eran capaces de preparar panes dulces que contenian frutas. Aquellos panes podían llegar a durar meses.

No fue hasta mitad del siglo XVIII cuando aparecieron, según los expertos e historiadores, los precursores de la pastelería actual. En aquella época la aparición de mejores hornos y moldes de metal gracias a la evolución tecnológica ayudó a mejorar las técnicas de elaboración de los bizcochos y la cocina en general. Por entonces el azúcar también se obtenía de una forma mucho más refinada que en épocas anteriores.

El bizcocho tal y como lo conocemos hoy en día no apareció hasta bien entrado el siglo XIX. Estos bizcochos ya se elaboraban con una harina muy refinada y con unos innovadores polvos para hornear que se descubrieron por el año 1850 que sustituyeron a las levaduras frescas.

La historia de los bizcochos, al igual que de tantos otros dulces y alimentos, va marcada por la evolución de cada región y cada civilización. Históricamente cada país o lugar ha creado sus propios bizcochos, que con el paso de los años se han convertido en parte de su tradición y cultura gastronómica. Algunos como el bizcocho Genovés italiano, el francés Quatre quarts (cuatro cuartos) o el Plum Cake inglés son algunos ejemplos de los clásicos de toda la vida.

Bizcocho Casero - www.bizcochocasero.es - © 2016